La comunicación del crédito por los acreedores, la masa activa y la masa pasiva

La comunicación del crédito por los acreedores, la masa activa y la masa pasiva

¿Cómo se presentan los acreedores en un concurso?

La comunicación se realiza por escrito a la administración concursal y con la firma del acreedor o representante. Y se indicará el nombre, dirección (física y electrónica si la hubiera) y otros datos del acreedor, del crédito, su concepto, las fechas de adquisición del derecho del crédito y su vencimiento y su importancia como ordinario, privilegiado o subordinado. En caso de verse obligado a presentarte como acreedor a un concurso de acreedores es importante que te asesores con un experto en derecho concursal en Mallorca, que te ayude con todos los trámites.

Los acreedores tienen un plazo de un mes para comunicar sus créditos frente al concursado, plazo que empieza el día después de la declaración de concurso en el BOE (Boletín Oficial del Estado). Y tienen el deber de adjuntar en la documentación las copias de las facturas impagadas.

¿Qué es la masa activa en un concurso de acreedores?

La masa activa del concurso es el conjunto de bienes y derechos que conforman el patrimonio de la empresa concursada en un momento concreto: la fecha de la declaración de concurso, a partir de la cual todos los bienes y derechos nuevos que pasen a formar parte del patrimonio también se integrarán en la masa activa. Y así será hasta el fin del concurso de acreedores.

Son los derechos de crédito, la caja, depósitos bancarios, bienes inmuebles o muebles, equipos informáticos y tecnológicos, stocks, derechos de cobro, etc.

¿Qué es la masa pasiva en un concurso de acreedores?

La conforman todos los créditos contra el concursado, existentes desde la fecha de declaración del concurso, con la excepción de los denominados créditos contra la masa. Pero siempre serán deudas previas a la declaración de concurso, pues las que se devengan después llevarán un proceso distinto.

Son las deudas con las administraciones públicas (Hacienda, Seguridad Social y otros), nóminas de trabajadores, préstamos impagados, facturas impagadas de conceptos diversos, inclusive suministros y alquileres, etc.