El alza de concursos de acreedores en Baleares empaña la creación de nuevas empresas en el primer trimestre de 2021

El alza de concursos de acreedores en Baleares empaña la creación de nuevas empresas en el primer trimestre de 2021


El alza de concursos de acreedores en Baleares empaña la creación de nuevas empresas en el primer trimestre de 2021.

En los tres primeros meses del año 2021, según muestra la estadística del Colegio de Registradores, se constituyeron en Baleares algo más de 920 sociedades mercantiles. Un incremento del 22,2% con respecto al mismo trimestre de 2020. De igual manera, por otra parte, se declararon en concurso de acreedores un total de 25 empresas, lo que supone un alza del 19% respecto a la misma franja temporal en 2020.

En este escenario, se observa que la creación de empresas ha repuntado tras un año de crisis en este primer trimestre, en relación al año 2020, alcanzando incluso niveles de creación del año 2019. Sin embargo, también se han incrementado, aunque en menor volumen, los concursos de acreedores.

El número de concursos de acreedores en Baleares presentados ha ido en aumento, pues en 2019 fueron 19, pasando a 21 en 2020 y subiendo hasta los 25 en este primer trimestre de 2021. Todo ello pese a la moratoria concursal existente hasta el 31 de diciembre de 2021.

La moratoria concursal se amplió hasta el 31 de diciembre de 2021 y con ella quedó en suspenso el deber de solicitar la declaración del concurso de acreedores. Y sólo a partir de esta fecha se iniciará el cómputo del plazo legal de dos meses para solicitar la declaración de concurso.

¿Puede esta moratoria concursal estar conteniendo una avalancha de concursos de acreedores en Baleares?

La crisis sanitaria, como sabemos, ha producido una recesión económica muy grave en todo el país y en especial en Baleares, donde la economía depende mucho del turismo, incluso por encima de la media nacional y siendo uno de los sectores más golpeados por la pandemia.

Muchas empresas turísticas han tenido que suspender una parte o la totalidad de su actividad económica. Un descalabro empresarial que se ha traducido en la consiguiente reducción de sus ingresos y el aumento de los problemas de liquidez.

Esta moratoria afecta por igual tanto a empresas que pueden continuar siendo rentables en el futuro como a empresas no rentables, pero que mantienen su actividad de manera latente mediante el uso de determinados recursos. 

En nuestra opinión como abogados expertos en concursos de acreedores, existe la posibilidad de que esas empresas en dificultades financieras, sin posibilidad de viabilidad, afloren en su verdadero número y proporción una vez se resuelva la crisis sanitaria. Empresas que son en la práctica insolventes, pero que pese a estar en situación de presentar concurso de acreedores y, en muchos casos, en situación financiera de quiebra, no estén solicitando este concurso de acreedores. Y esto nos llevará indudablemente a una avalancha de estos casos de quiebras no declaradas una vez se acabe esta moratoria.